Chava bonita con sandía

Comidas que te ayudan a quemar grasa más rápido

Todos sabemos de antemano que cuando comemos más calorías de las que nuestro cuerpo puede quemar, aumentamos de peso. Pero también es cierto que ciertos alimentos nos ayudan a acelerar nuestro metabolismo, siempre y cuando los comas como parte de un estilo de vida saludable. ¿Cuáles son esos alimentos que te ayudan a quemar grasa más rápido?

1. Manzana:

Recuerdas ese viejo dicho: “una manzana al día mantendrá al doctor fuera de tu vida”. Bueno, pues no solamente al doctor, si no también a esos kilos extra. Las manzanas contienen el más alto porcentaje de pectina, una fibra soluble.

Hay un estudio muy interesante en Brasil sobre la pérdida de peso y las manzanas. 2 grupos de personas que estaban a dieta consumían la misma cantidad de calorías, con una sola diferencia, un grupo comía una manzana antes de cada comida, ¡ese grupo perdió 33% más peso!

2. Ajo:

El ajo es una de las comidas más efectivas en la quema de grasa. Contiene alicina, que tiene efectos anti-bacteriales, y ayuda a reducir el colesterol y grasas no saludables.

3. Tomate:

El tomate apenas contiene grasa, esta característica junto con su poder diurético, lo convierten en un excelente aliado para quemar grasa. Además, es un alimento que posee grandes propiedades antioxidantes y muy rico en licopeno, que nos ayuda a transformar las grasas en energía.

4. Zanahoria:

Añadir una zanahoria al inicio de cada comida es una manera muy efectiva para perder peso. ¿Por qué? La zanahoria no deja espacio en tu estómago para el postre debido a su alto contenido en fibra, y además, tiene poca grasa y calorías, ¡y mucha agua! También, es un alimento termogénico, ¡se pueden quemar calorías con el simple hecho de comerlo!

5. Espinaca:

Además de ser un alimento súper nutritivo por su alto contenido de fibra, antioxidantes, y vitaminas A, C y E, las espinacas también te ayudan a quemar grasa. Las espinacas contienen tilacoides, que aumentan la sensación de saciedad, reduciendo así ¡las ganas de comer!

6. Especias:

No es necesario comer comida insípida y aburrida cuando estás intentando llegar a tu peso ideal, ¡al contrario!, es el momento perfecto para experimentar con sazones de diferentes culturas. Muchos de ellos tienen propiedades termogénicas que aceleran tu metabolismo.

Algunos ejemplos: las semillas de mostaza condimentarán tu entrada y mantendrán tu metabolismo en marcha, y el jengibre puede ayudarte con tu digestión. El ginseng puede estimular tu energía, y la pimienta negra puede ayudarte a quemar calorías. ¿Te gusta la comida hindú? La cúrcuma puede ayudarte a deshacerte de la grasa.

6. Quinoa:

Este alimento ha sido conocido durante algún tiempo en el mundo vegetariano, pero ahora está haciendo ruido en todos lados. Los beneficios en la pérdida de peso los obtienes al sustituir comidas con más calorías densas como el arroz y las pasta por la quinoa. Y además de eso, aún obtendrás los beneficios de las vitaminas que la quinoa contiene.

Si aún no la has probado, ¿qué estás esperando? Te ayuda a mantenerte satisfecho ¡y no tiene muchas calorías!

7. Frijol:

Los frijoles pueden ayudarte con tu digestión gracias a su contenido de fibra. Intenta agregar un poco de de frijoles negros orgánicos al lado de tu siguiente comida, especialmente si pueden reemplazar alimentos altos en calorías como el arroz y el pan. Muchos restaurantes tienen frijoles a la mano como un sustituto para complementar tu comida, por lo que ¡es una excelente opción cuando sales a comer fuera y quieres comer bien sin parecer que estás a dieta!

8. Pera:

Las peras te ayudan a sentirte satisfecho cuando las comes, y tienen una consistencia diferente a la de las manzanas y otras frutas, ¡haciendo su fibra aún más efectiva!

9. Champiñón:

Optar por los champiñones para sustituir la salchicha, jamón o tocino en tus comidas puede ayudarte deshacerte de bastantes calorías, pero incrementar el consumo de champiñones en tus comidas saludables da aún mejores resultados, debido a sus pocas calorías y a su alto contenido vitamínico.

10. Lentejas:

Las lentejas están ganando más popularidad como un alimento saludable, ¡y uno que puede ayudarte a perder peso! La fibra que contienen te ayudará a sentirte satisfecho entre comidas. Puedes usar este alimento como una buena fuente de proteína, o como complemento proteínico al lado de tu comida. Las lentejas además, ¡te ayudan a procesar los carbohidratos más efectivamente!

11. Chile picante:

Si te gusta la comida picante, ¡estas son excelentes noticias para ti! Los chiles picantes como habaneros, jalapeños y chipotles, pueden ayudarte a perder peso, mientras le dan un increíble sabor a cualquier platillo. Contienen capsaicina, que provee muchos beneficios relacionados con la pérdida de peso.

12. Brócoli:

Es un alimento realmente bueno para ti, y puede ayudarte a deshacerte de una cuanta grasa. ¿Cómo? El brócoli te hace sentir satisfecho, pero no solamente eso, tiene una gran cantidad de nutrientes, como la fibra, que te ayuda a sentirte bien y a tener una digestión regular.

13. Té verde:

Probablemente ya sabes que el té verde está lleno de antioxidantes, pero ¿también sabías que puede ayudarte a deshacerte de la grasa? ¡¡Son las catequinas!! Que hacen que tu cuerpo queme mas calorías y grasa. El té verde es el ganador de todos los tés, ya que no está tan procesado como los demás, y por eso retiene muchos de sus grandes beneficios, tales como antioxidantes y fitonutrientes, ¡los cuales lo hacen la súper estrella de todas las súper comidas!

14. CANELA:

No subestimes el poder de la canela, ¡no es solamente para hornear! Puedes quemar más grasa simplemente al añadir más canela a alguna de tus comidas, con una cucharadita al día puedes obtener resultados muy buenos. ¿Qué causa la magia? Es la manera en la que la canela ayuda a regular los niveles de glucosa en la sangre. Esto juega un papel muy importante en cómo te sientes durante tu día, qué tan enérgico o perezoso te puedas sentir. Mantener buenos niveles de azúcar en la sangre también puede ayudarte a resistir los antojos. ¡¡Solo asegúrate de no agregar la canela a tu dieta en forma de rol de canela!!

15. Espárrago:

Los espárragos tienen una gran cantidad de efectos positivos en tu cuerpo, y cada uno de ellos parece jugar un rol muy importante en la pérdida de peso. Ayuda a tu cuerpo a expulsar las toxinas y otros desechos, con la digestión y, además, mantiene la bacteria buena en tu intestino. Sin olvidar que es una súper comida, que tiene toneladas de vitaminas y minerales que le ayudan a todo tu cuerpo.

Recuerda que los alimentos que te mencionamos aquí no son los únicos que pueden ayudarte a lograr tu meta, una buena manera de perder grasa es comer alimentos ricos en fibra, bajos en calorías ¡y que le den a tu estómago la sensación de estar satisfecho!

 

 

 

Chava bailando en cocina.

Cómo organizar tu cocina para lograr tus metas de peso

Cómo equipas tu cocina – desde la decoración y utensilios, hasta dónde mantienes tus alimentos – puede hacer la diferencia entre estar en tu peso ideal, o no. No necesitas una completa remodelación en tu cocina para hacer la diferencia, la mayoría de los cambios toman tan solo un minuto, ¡te mencionamos los más importantes!

1. Facilita el alcance de las comidas saludables:

La mayoría de las veces que abrimos el refri o la despensa, elegimos lo que está frente a nosotros – y una caja de chocolates justo cuando abres tu alacena hará que pierdas toda tu fuerza de voluntad y termines cayendo en la tentación.

Haz snacks saludables como vegetales picados y frutas fáciles de tomar, y acomódalos al frente para que cuando estés hambriento sean lo primero que veas y comas.

2. Saca o esconde toda la comida chatarra:

Si por alguna razón debes tener comida chatarra dentro de casa, escóndela donde no la veas todo el tiempo, así olvidarás que está ahí y no querrás comerla todo el tiempo.

Por ejemplo: los chocolates pueden ir en un rincón dentro del congelador, y los dulces y frituras en estantes ¡casi imposibles de alcanzar!

3. Surte tu especiero:

¡Las especias y hierbas están llenas de sabor! Ser creativo en la cocina y añadirlos en tus comidas (comino en tus zanahorias, hojuelas de pimiento rojo en las coles de brusela), puede ayudarte a reemplazar algo de grasa y sal cuando cocinas, ¡sin siquiera notarlo!

4. Compra utensilios más grandes y platos más pequeños:

Suena extraño, pero un estudio en el “Journal of Consumer Research” encontró que usar un tenedor más grande, puede ayudarte a comer menos, posiblemente porque un bocado más grande provee una señal visual de que estás comiendo más y te sientas lleno más rápido. Suma a eso un plato más pequeño, y descubrirás que tu cerebro puede hacerte sentir lleno más rápido, y con menos.

5. Mantente alejado de la tele:

Ver tele y comer es la combinación perfecta para comer sin pensar, lo que puede ocasionar que comas de más sin darte cuenta. ¡¡Es tiempo de sacar esa caja hipnotizadora de tu cocina!!

6. Ten tus libros y recetas de cocina a la vista:

Uno de los secretos de las personas saludables y en su peso, es que cocinan seguido en casa. ¿Por qué? Es la mejor manera de controlar todo lo que contiene tu comida y evitar las porciones masivas de los restaurantes.

Por lo que acomodar tus libros de recetas a la vista, te servirá como un recordatorio para intentar nuevas recetas. ¿No eres fan de los libros? Intenta utilizar alguna app o red social para tener organizadas visualmente tus recetas (Pinterest, Instagram, Youtube).

7. Decora utilizando el color rojo:

El color carmesí se asocia con el peligro, y actúa también como una señal de alto mental para seguir comiendo. Un estudio encontró que las personas comen cerca de un 50% menos galletas de chocolate cuando son servidas en un plato rojo, comparadas con aquellas servidas en un plato azul o blanco. Súrtete de platos rojos, pero también considera añadir destellos rojos a la decoración de tu cocina.

8. MANTENTE ORGANIZADO:

¿Tienes una pila de ollas y sartenes que prácticamente caen hacia ti cuando abres la alacena? Elimina todas aquellas que no necesites (particularmente las viejas y ralladas), y mantén las demás ordenadas. Cuando los hábitos saludables se hacen fáciles, es más probable que los sigamos, ¡y eso incluye mantener las herramientas que necesitamos para una comida organizada y saludable!

Siguiendo estos consejos tan sencillos, habrán dado un paso súper importante para comer mucho mejor, y llevar una alimentación más sana y equilibrada, ¡la base de cualquier vida saludable!

 

 

Chava con agua y frutas.

Corrige estos hábitos, ¡y logra tu peso ideal más fácil!

Llevas una vida muy activa y eres muy disciplinado con tus entrenamientos, pero no entiendes ¿por qué aún no ves los resultados que quieres? Alguno de estos hábitos puede ser el culpable:

1. Saltas el desayuno:

Si estás intentando ahorrar calorías, saltar tu primer comida del día no te ayudará tanto como crees. El no desayunar te hará más propenso a comer de más en tu siguiente comida, a diferencia de tener un desayuno saludable, que te dará la energía que necesitas para afrontar tu día. Recárgate bien en la mañana con un desayuno saludable y completo que contenga proteína, fibra y carbohidratos, ¡y vive tu día al 100!

2. No tomas suficiente agua:

¡Asegúrate de tomar agua de manera frecuente durante el día! El cambiar el refresco y jugo por agua te ayudará a ahorrar calorías, pero también asegúrate de hidratarte adecuadamente. El agua es tu aliado en la pérdida de peso, ¡por lo que debes asegurarte de tener una botella de agua siempre a la mano!

3. Comes los snacks equivocados antes de la cena: 

Comer snacks es una herramienta muy poderosa para la pérdida de peso, si lo haces de la manera correcta, claro que no resultará nada bueno si te comes una bolsa entera de papas como snack. Mantén tus snacks saludables y bajos en calorías sacando esas bolsas de comida procesada fuera de la cocina, y reemplazándolas por vegetales o un bol de fruta. Si solamente tienes snacks saludables a la mano, cuando estés hambriento ¡no necesitarás comer un snack alto en calorías y bajo en nutrientes!

4. Cenas en grande:

¿Limitarte en el almuerzo y tener una cena grande? Puede no ser la mejor idea si quieres llegar a tu peso ideal. Estudios han mostrado que aquellos que comen sus comidas más grandes temprano pierden más peso. Asegurarte de comer la cantidad adecuada de calorías durante el día, y disminuir el tamaño de las comidas a lo largo del día, puede ayudarte a obtener los resultados deseados.

5. No prestas atención al tamaño y el tiempo de tus comidas:

Cuando hablamos de peso, ¡las porciones cuentan, y mucho! Asegúrate de comer lo suficiente para sentirte satisfecho, y presta también atención a los tamaños de las porciones. Una vez que llenes el plato, disfruta tu comida lenta y atentamente, ¡así no sentirás la necesidad de regresar por más!

Por eso VIVRI® es el mejor Sistema para lograr tus metas de salud y peso, ya que te da todo lo que necesitas con tan solo pocas calorías, ¡¡y se asegura de ayudarte a crear hábitos saludables que se quedarán contigo por siempre!!

Chavas en bici.

Tips para lograr tu peso ideal más fácil

No pierdas un segundo más de tu vida haciendo dietas que no te ayudarán a lograr tu peso ideal, mejor intenta llevar un estilo de vida saludable que permanezca contigo por siempre. ¿La clave para lograr y mantener tu peso ideal?

1. Toma la cantidad de agua necesaria:

Tomar agua te ayudará a sentirte más satisfecho y por más tiempo, lo cual hará menos probable que comas entre comidas o de más. Además, es una alternativa muy saludable, ya que no tiene azúcar refinada, saborizantes artificiales, ¡ni calorías!

2. Elige entrenamientos cortos pero de gran intensidad:

Este tipo de entrenamiento aumenta tu ritmo cardíaco de manera rápida e impulsa tu metabolismo, lo cual te ayuda a quemar grasa y construir músculo, ¡incluso estando en reposo!

3. Elimina la comida rápida de tu vida para siempre:

Ahora es el momento de tomar mejores decisiones para ti. En lugar de caer en el tipo de lugares donde las opciones saludables son pocas o nulas, prepara tus propias recetas, así podrás asegurarte de que están bien balanceadas y sean completamente saludables.

4. Come un desayuno nutritivo todos los días:

Es importante para comenzar bien el día y con la energía necesaria. ¿Casi imposible? ¡No! Shake Me!® te da todo lo que necesitas de una manera fácil, práctica y deliciosa, y con la seguridad de que estás recibiendo la cantidad de nutrientes que necesitas durante el día.

5. Muévete lo más que puedas:

Mientras estás viendo tu serie favorita estírate, durante los comerciales ponte de pie y camina por tu casa, puedes subir y bajar las escaleras varias veces, haz una caminata rápida durante el lunch, o invita a algún amigo a dar una vuelta al parque más cercano. Lo importante es que estés en constante movimiento, ¡no dejes que un día ocupado te prohíba que lo logres!

6. Encuentra tu motivación:

Escucha alguna canción movida o que te haga sentir bien en cada repetición o paso de tu rutina de ejercicio; también puedes poner fotos o frases en tu celular que te ayuden a motivarte cada día a lograr un estilo de vida saludable y permanente.

7. Come más vegetales en cada comida:

Los vegetales deben ser parte de todas tus comidas, puedes integrarlos como ensalada o agregándolos a alguno de tus platillos favoritos.

8. Intenta una nueva rutina o forma de ejercitar:

Encuentra una nueva motivación y desafía a tus músculos a trabajar más duro cambiando tu rutina de entrenamiento, o aumentando la dificultad de tu actual rutina.

9. Haz pequeños cambios en tu rutina diaria:

Pequeños cambios, como intercambiar un mensaje o llamada por comunicación cara a cara, o trasladarte en bici en lugar de en coche, ¡pueden ayudarte a tener un poco de actividad física y lograr grandes cambios!

10. Mantén un diario de comida:

Saber qué sucede en y con tu cuerpo, te ayudará a saber exactamente qué es lo que está funcionando y lo que no de tus nuevos hábitos. Intenta tener un registro de qué, cuánto y cuándo estás comiendo, y qué tanto estás ejercitando.

11. Intercambia el jugo de fruta por la fruta entera:

Los jugos procesados normalmente contienen azúcar añadida o endulzantes. Y los jugos naturales, aunque pueden parecer más saludables, no son tan recomendables, porque aunque tienen vitaminas, antioxidantes y minerales, al momento de exprimir la fruta, la fibra que contiene la misma se pierde y queda solamente el azúcar. Así que elegir las frutas enteras ¡es la mejor decisión!

12. No saltes ninguna comida:

Saltar una comida puede aumentar tu hambre y hace más probable que como snack elijas comidas poco o cero saludables, o que comas de más en tu comida siguiente. Recuerda hacer tus comidas como debes, y no durar más de 4 horas sin comer nada.

Lleva a tu cuerpo y mente a un nuevo estilo de vida más saludable incorporando algunos de estos tips. Puedes ir cambiando uno por uno, y conforme te vayas sintiendo más cómodo con los nuevos cambios, ¡puedes agregar más! Recuerda que si quieres lograr la mejor versión de ti mismo y lucir increíble, no se trata de hacer dietas, si no de tomar decisiones saludables que nutran tu cuerpo y sean consistentes.

 

 

 

 

Chava en bikini en alberca.

¿Cómo mantenerte en forma estas vacaciones?

Se acerca semana santa y mantener un estilo de vida saludable puede parecer misión imposible. Pero, ¿por qué arruinar todo tu esfuerzo y lo que lograste mientras estás fuera? Con estos tips será mucho más fácil lograr llevar un estilo de vida saludable, aún si sales de viaje:

1. Siempre elige las escaleras:

Ya sea en hoteles o en puntos de gran altura como pirámides o torres, deja los elevadores a un lado y elige las escaleras. ¡¡Qué gran manera de quemar calorías!!

2. Trata de evitar los medios de transporte que usan gasolina:

Si tienes que trasladarte a algún lugar hazlo caminando, en bici o patines, además de ayudarte a estar en movimiento, ¡¡no hay mejor manera de conocer el lugar!!

3. Aprovecha las actividades deportivas del lugar:

Son vacaciones y claro que habrá momentos de sobra para relajarte y asolearte, pero también asegúrate de tener momentos para quemar calorías. Si tienes hijos, puedes jugar con ellos en la alberca, carreras de nado o polo acuático. Si no tienes hijos, puedes inscribirte en un torneo de voleibol o fútbol playero, además de quemar esas calorías ¡¡será increíblemente divertido!!

También, es el momento ideal para disfrutar de ejercicios acuáticos o deportes como esquí acuático, surf, remo, bodyboard, kayak, rafting, esnórquel… Y por supuesto natación, ¡hay una gran diferencia entre nadar en el mar o en un lago a hacerlo en una alberca!

4. LEVÁNTATE TEMPRANO:

Comienza tu día de la mejor manera y sal a correr o nadar. Aunque puedes tener momentos de actividad física durante el día, no puedes asegurarlo, así que comenzar haciendo ejercicio desde temprano te mantendrá más activo durante el día y asegurará tu dosis de ejercicio diaria, ¡¡además te ayudará a quemar más calorías durante el día!!

5. Elige bien tus pecados:

Tomar cocteles y comer cosas poco saludables todo el día no deben ser tu prioridad cuando sales de vacaciones. Está bien disfrutar de un coctel o dos, o comer una comida que disfrutes, pero no lo hagas el centro y propósito de tus vacaciones. ¡¡Puedes disfrutar de tus vacaciones sin necesidad de comerte toda la comida del lugar!!

6. No te dejes llevar por el “todo incluido”:

Recuerda que en las vacaciones uno debe pensar en descansar, relajarse, divertirse y disfrutar, y no en todo lo que va a comer y beber. Viajes a donde viajes, puedes seguir comiendo de forma saludable (verduras, frutas, pescados y carnes de forma equilibrada), tal y como haces durante el resto del año .

7. Planea tus comidas lo más que puedas:

Si sabes a dónde vas a llegar y cómo llegarás a tu destino, trata de identificar los mejores lugares para comer, así no llegarás al primer lugar que se ponga en tu camino y evitarás correr el riesgo de que sea poco saludable. También puedes asegurarte de llevar una despensa saludable, por ejemplo, como snacks puedes elegir fruta picada que además es perfecta para refrescarte en el clima cálido de la playa, ¡y no olvides asegurarte de tener una botella de agua a la mano para evitar deshidratarte!

Sigue estos tips y lograrás mantener tu estilo de vida saludable, y quién sabe, incluso podrías hasta deshacerte de unos cuantos kilos más. ¡Está comprobado! El estrés es uno de los estados emocionales que más te puede hacer subir de peso, por eso las vacaciones son el periodo ideal para aprovechar que te has liberado de ese estado de nervios que descontrola tu organismo y hace que comas de forma compulsiva y a deshora, o dejes de comer durante largos periodos de tiempo.

Chava fit estirando.

¿Cómo mantenerte comprometido a un estilo de vida saludable?

Algunas personas piensan que una vida saludable es sinónimo de sacrificios y restricciones, ¡mentira! Lo único que necesitas es una actitud positiva y muchas ganas de sentirte y lucir sano. Pero, ¿cómo lograr comprometerse realmente de manera permanente?

1. Dale tiempo:

No es que no podamos apegarnos a una rutina de ejercicio por un largo periodo de tiempo porque seamos débiles, es porque tratamos de hacerlo de la noche a la mañana, y esperamos resultados inmediatos que no suceden, ¡lo que nos hace renunciar! Comprometerse con un estilo de vida saludable no es algo que podamos simplemente activar como un interruptor en nuestras cabezas; es siempre un proceso. Empiezas con poco y continúas construyendo desde ahí, un esfuerzo a la vez, un día a la vez. ¡Tienes que re-educarte lentamente y acostumbrarte a los nuevos hábitos!

2. Recompénsate:

Es importante que te recompenses de vez en cuando, tener algo de consideración contigo mismo después de todo el trabajo duro que estás haciendo. Asegúrate de tener siempre metas fijas y junto a ellas el premio correspondiente. Puede ser desde un top para renovar tu outfit de ejercicio para motivarte más en tus horas de entrenamiento, o ese vestido que siempre has querido usar.

3. Sé paciente:

No hay atajos en un estilo de vida saludable, requiere trabajo y compromiso, pero más que nada paciencia. Suficiente paciencia para mantenerte en curso, y auto-control para no caer en dietas de moda y alocadas. Los resultados rápidos son temporales, fija metas que realmente puedas lograr y mantener, ¡siempre elige un estilo de vida saludable que te guste y puedas mantener!

4. Haz a tu nuevo estilo de vida parte de todo:

La manera más fácil de mantenerte comprometido, saludable y en forma sin salirte constantemente del camino, es integrar todos tus nuevos hábitos saludables a tu vida diaria, y hacerlos parte de aquellos que haces por default, como lavarte los dientes en la mañana. Hacer algo pequeño como entrenar aunque sea 15 minutos, pero diario, le ganará a ir al gimnasio dos veces a la semana y pasar horas y horas ahí.

5. Visualízate estando en forma:

Sí, estar y mantenerse en forma requiere trabajo duro y dedicación, pero el inicio y la mayor parte de esto, realmente está en verte a ti mismo como alguien que es capaz de eso, ¡alguien que es capaz de ser y estar en forma!

Con estos tips y el compromiso que adquieras contigo mismo, seguro obtendrás llevar una vida saludable y podrás lograr y mantener la figura que siempre has deseado.

 

 

 

Chava fit.

Ideas que te ayudarán a lograr tus resoluciones de Año Nuevo

Se aproxima esa época del año otra vez, y sabes lo que significa, ¡las famosas resoluciones de año nuevo! ¿Las más comunes? Ponernos a dieta, ser más saludables, ir al gimnasio o dejar de tomar. Pero para ser sinceros, ¿realmente cuánto tiempo cumplimos estas resoluciones?

¿Qué te parece esto? Este año elige pequeñas resoluciones que te ayuden a lograr poco a poco esa resolución más grande que llevas años queriendo cumplir. No es un secreto que las dietas son un fastidio, y cualquier persona que haya hecho alguna, ¡sabe que normalmente no funcionan!, al menos no a largo plazo. El problema es que la mayoría de las personas que empiezan una dieta se preparan para el fracaso, tratan de perder mucho peso y de una manera rápida. Por eso, ¿qué te parece si en vez de enfocarte en perder tantos kilos en cierto tiempo, te enfocas en algo más? Algo que sea realmente bueno para tu salud, fácil de cumplir y que te haga sentir mejor físicamente. Algunas ideas:

1. Haz una plancha diario, y agrega 5 segundos a tu rutina cada semana:

Comienza con 30 segundos, quedarás impresionado de lo fuerte que te sentirás después de unas semanas. Otros tipos de resoluciones de fitness que puedes hacer: 10 sentadillas 0 lagartijas cada día, y también aumenta unas cuantas repeticiones a tu rutina cada semana. ¡¡Verás todo lo que serás capaz de hacer al terminar el año!!

2. Prepara cada domingo tus snacks saludables de la semana:

¡Así te asegurarás de comer cosas saludables cuando tengas hambre! Llévalos al trabajo, guarda algunos en el refrigerador y en tu escritorio, y mete algunos en tu bolso. La clave de un snack saludable es: que tenga lo necesario para darte energía suficiente, y no se digiera rápido para que te sientas satisfecho por más tiempo y no llegues muerto de hambre a tu siguiente comida.

3. Construye un escritorio de pie:

Hay un gran cantidad de evidencias aterradoras que demuestran que estar sentado todo el día es una de las peores cosas que le puedes hacer a tu salud, y eso sigue siendo un hecho incluso si te ejercitas el tiempo recomendado. Una manera de minimizar el tiempo que pasas sentado es tener un escritorio de pie. Si en tu trabajo no te dan uno, puedes adaptarlo tú mismo. La clave es estar de pie durante una hora, sentarte otra, y alternarte así durante todo el día. ¡El simple hecho de reducir 3 horas de estar sentado puede ocasionarte grandes beneficios!

4. Medita de 5 a 10 minutos diarios:

Todos sabemos que la meditación nos puede ayudar a relajarnos, ¡pero tiene otros grandes beneficios a la salud! Compruébalo por ti mismo, y verás que una vez que medites, ¡no podrás dejar de hacerlo!

5. Come menos azúcar añadida cada día:

Comer azúcar añadida es muy malo para ti, y la mayoría de las personas comen alrededor de 82 g de azúcar añadida diariamente, ¡que es el triple del límite sugerido! Tal vez pueda ser difícil dejarla toda de golpe, pero puedes ir disminuyendo su consumo poco a poco hasta que la elimines completamente de tu vida.

6. Camina al menos media hora todos los días:

Desarrollar el hábito de caminar puede ayudar a mantenerte más saludable y físicamente activo, caminar también puede ayudarte a fortalecer los huesos y mejorar tu humor.

7. O si eres ambicioso, intenta dar 10,000 pasos por día:

Baja la app Moves en tu celular para que tengas un estimado de tus pasos.

8. Duerme de 7 a 9 horas cada día:

¡¡Esto es muy importante!! No dormir lo suficiente se asocia con muchas enfermedades crónicas, como enfermedades cardiovasculares, diabetes y depresión.

9. Elimina los refrescos:

Refrescos regulares, ¡¡y también de dieta!! De verdad no te deja nada bueno tomarlos. Una buena manera de lograr dejarlos es tomar té verde, agua mineral, aguas de sabor naturales o agua natural con frutas enteras o en cuadros, para darle un sabor diferente.

10. Empaca una deliciosa y saludable ensalada para tu almuerzo por lo menos 3 ó 4 días a la semana:

Agregar vegetales a tus comidas es súper importante y excelente para tu salud. Si no estás acostumbrado agrégalos poco a poco, como un día sí y uno no. ¿No eres fan de las ensaladas? ¡Hay miles de maneras de agregar vegetales a tus comidas, sé creativo!

11. O mejor aún, come vegetales en cada comida, ¡¡intenta que abarquen por lo menos la mitad de tu plato!!

¿Vegetales para desayunar? ¡¡Claro!! Piensa en todos los vegetales que puedes comprar y agrégalos a tu omelet: espinacas, col rizada, pimientos, cebollas, champiñones, ¡¡experimenta con los ingredientes!! O mejor aún, ¡¡toma Shake Me!® que contiene 8 verduras!!

12. Come menos sal:

Hazte un gran favor y elimínala lo más que puedas. ¿Crees que no la consumes tanto? Ten cuidado con los alimentos congelados, comidas empacadas, salsas (como de soja por ejemplo), y muchas comidas de cadenas de restaurantes. Antes de ir a comer a algún restaurante, ve la información nutricional en línea para poder elegir la opción más saludable e inteligente.

13. Haz cualquier ejercicio que haga bombear tu corazón por lo menos 3 veces a la semana:

Tal vez puedas aprender cómo hacer entrenamientos de alta intensidad que puedes realizar en tan solo 10 minutos o incluso menos. O comprométete a trotar, usar una bicicleta estacionaria, o ¿qué tal una clase de zumba unas cuantas veces a la semana? ¡Cualquier tipo de entrenamiento que disfrutes y te comprometa a realizarlo y mantenerlo por lo menos 3 veces a la semana!

14. Come un desayuno nutritivo cada mañana:

Un desayuno nutritivo significa una combinación de proteína, grasas saludables, fibra y carbohidratos. ¡¡Todos sabemos que Shake Me!® es la opción más fácil, práctica, saludable y deliciosa!! ¿Cuál es tu sabor favorito?

15. Aprende a cocinar comidas saludables que te encanten, ¡para que quieras cocinarlas todo el tiempo!:

Entre más cocines en casa, más control tendrás sobre lo que irá o no a tu cuerpo. Podrás asegurarte de comer tantos alimentos frescos y naturales como sea posible, y de que no estás cargando tus comidas con sal, mantequilla o algún otro alimento que probablemente no querrás comer de más.

16. En verdad deja de fumar:

Cuando de adicciones se trata, uno de los mejores tips que puedes aprender es: evitar la tentación es más fácil que resistirla. Así que tira esa cajetilla en el bote de basura, no vayas a lugares donde sea probable que te ofrezcan un cigarrillo, conoce a fondo qué es lo que te ocasiona el fumar, y evita los comportamientos que hacen que desees un cigarrillo de manera psicológica, como estar esperando en una fila o hablando con alguien en una fiesta. Averigua qué hacer con tus manos y boca cuando quieras caer ante la tentación como tomar agua, masticar chicle o jugar con una pelota de estrés.

17. Conviértete en una persona matutina:

Es totalmente posible, solo requiere de un poco de trabajo al principio. Hay algunas cosas que puedes intentar para hacer del levantarte temprano algo más fácil:

  • Fija una hora específica para dormir, y asegúrate de estar en cama a esa hora, ¡sin excepciones!
  • No mires la computadora ni el celular por lo menos una hora antes de ir a la cama, así podrás dormir más fácil.
  • Consigue alguna alarma, el punto es no usar tu celular como alarma, y dejes el celular lo más lejos posible para evitar querer agarrarlo mientras intentas dormir.
  • Pon la nueva alarma lejos de tu cama, así tendrás que levantarte de la cama para apagarla.
  • Prepara la ropa que usarás la noche anterior.
  • Duerme con las cortinas abiertas o ligeramente abiertas, así tendrás un poco de luz cuando tu alarma suene y será más fácil despertarte.

18. Toma por lo menos una clase de yoga a la semana:

O adquiere algún DVD de yoga o suscripción, ¡y toma clases desde la comodidad de tu hogar! Si estás corto de dinero y tiempo, puedes comprometerte a hacer 10 “saludos al sol” cada mañana justo cuando salgas de la cama. El punto es hacer del yoga una parte de tu estilo de vida.

Estos tips en conjunto te ayudarán a lograr esas resoluciones de año nuevo que llevas años sin cumplir, ¡pero de una manera más fácil y diferente! ¿Qué ideas se te ocurren a ti para lograr tus propósitos de año nuevo?

Chavas fit haciendo ejercicio.

Consejos para lograr y mantener tu peso ideal

La clave del logro y mantenimiento de tu peso ideal puede encontrarse en tus decisiones diarias. Todos conocemos a alguien (¿quizá seas tú?) que quiere lograr su peso ideal pero renuncia después de unas semanas, ¿por qué?, porque los resultados tal vez no fueron lo suficientemente rápidos o no fue nada divertido ni fácil. ¡Por la razón que sea, te rendiste! Si quieres finalmente lograr tu peso ideal y mantenerte así, tienes que ser consistente y que tus pequeños cambios sean factibles y fáciles de hacer. Tu trayecto no debe ser perfecto, se trata de lograr un progreso, ya sea grande o pequeño, y de tomar las mejores decisiones día a día. Recuerda que lograr tu peso ideal es sobre sentirte en control con tus decisiones, mantenerte enfocado en tu meta a largo plazo, tener paciencia y ser positivo.

Ajusta tu estilo de vida poco a poco hasta que ames la manera en la que vives y cómo te ves y sientes. Pero ¿por dónde empezar? Esto te ayudará a ir por el camino correcto:

MOTIVACIÓN:

  1. Fíjate una meta pequeña y específica, y pégala en tu refrigerador o en el espejo de tu baño.
  2. Utiliza tu báscula como una medida para rastrear tu progreso y no como un aparato de tortura para tu cuerpo.
  3. Toma fotos de antes y después, no creerás lo mucho que las pruebas motivan.
  4. Compra un nuevo outfit que desees lucir y cuélgalo donde lo puedas ver diariamente como un recordatorio visual que haga que te apegues a tus metas.
  5. Enfócate solamente en cambiar y mejorar tus hábitos, y en lo que ganas gracias a estos cambios. Más energía, mejor humor, hacer ejercicio cuando antes no caminabas ni una cuadra. ¡Esto vale igual o tal vez más que el peso! El peso se irá dando gracias a los nuevos hábitos adquiridos, ¡no te obsesiones!
  6. Pruébate tus jeans una vez a la semana para medir cómo vas.
  7. Rodéate de apoyo, el apoyo puede venir de distintos lados: amigos, familia, imágenes inspiracionales, apps de fitness, etc.
  8. Haz una lista de lo que funciona para ti, ¡y enfócate en esas cosas! Así tendrás tu propia lista de éxito.
  9. Visualiza la manera en la que te quieres ver.
  10. Cancela todos los pensamientos negativos y reemplázalos por pensamientos positivos.
  11. Encuentra a alguien que sea tu compañero en este largo pero grandioso camino, ¡será mucho más fácil!
  12. Celebra tus pequeñas victorias y comparte tu progreso con una publicación en Facebook, un Tweet o alguna foto en Instagram. ¿Y por qué no? Recompénsate con una prenda nueva o un día libre.
  13. Deja de ser tan duro contigo mismo por perder un entrenamiento, y de arrepentirte por lo que comiste, sé comprensivo ¡y simplemente haz una mejor elección la próxima vez recordando cómo te sientes en este momento! ¿Adivina qué? Eres humano y está bien.

EJERCICIO:

  1. Varía tus entrenamientos.
  2. Incorpora ejercicios de fuerza y enfócate en grupos específicos de músculos. Evita ejercitar el mismo grupo de músculos dos días seguidos.
  3. Lleva un registro de tus rutinas de ejercicio. Puedes usar alguna app como MyFitnessPal, RunKeeper, o puedes anotar en un calendario. Registrar tus entrenamientos te dará un sentimiento inmediato de logro.
  4. Calienta, lograrás más y estarás libre de lesiones.
  5. Ten algún DVD de entrenamiento listo para aquellos días cuando está oscuro, lluvioso, o frío y no quieres salir o ir al gimnasio. ¡Ya tendrás un plan B y no tendrás excusas!
  6. Descarga nuevas apps de fitness.
  7. No entrenes de más, puede ocasionarte irritabilidad, tensión, dolores, insomnio y bajo rendimiento atlético.
  8. Haz algunos ejercicios de peso corporal semanalmente.
  9. Estira después de tu entrenamiento, cuando tu cuerpo aún está caliente.
  10. Inscríbete a tu primera carrera de 5 K caminando o trotando.
  11. Intenta algún reto de ejercicio.
  12. Incluso cuando tengas solamente 10 minutos, utiliza esos 10 minutos sabiamente para estar activo.
  13. Utiliza pesas de mano y bandas de resistencia en casa para entrenamientos extra de fuerza.
  14. Respira profundamente durante tus entrenamientos. Tus músculos y tu cuerpo necesitan oxígeno para trabajar eficientemente.
  15. Programa tu entrenamiento como cualquier otra cita, ¡y no la canceles!
  16. Haz algo activo con tu familia por lo menos una vez a la semana.
  17. Añade intensidad a tus entrenamientos, añade tiempo, velocidad o esfuerzo a tu entrenamiento regular para llevarlo a un nivel superior.
  18. Pon tu caminadora inclinada y mueve vigorosamente tus brazos mientras caminas.
  19. Únete a algún grupo de fitness.

NUTRICIÓN:

  1. Come alimentos ricos en fibra como brócoli, espinaca, pera, coles de bruselas, manzana, arroz integral, zanahoria, coliflor y frambuesa.
  2. Las calorías son el santo grial de la pérdida de peso, mantén el ojo en tus porciones.
  3. Ten un diario de comida, tener un registro te ayudará a estar más al tanto de las elecciones de todo tu día, y saber exactamente dónde pudiste fallar.
  4. Come de manera natural y fresca, trata de comer más cosas que vengan de la tierra.
  5. Renuncia al refresco regular y de dieta.
  6. Come grasas saludables como el aceite de oliva, nueces y semillas.
  7. Trata de reducir la cantidad de alimentos empacados en tu despensa.
  8. Ten un día de preparación: corta tus vegetales y tenlos listos para salir, haz varias porciones de arroz integral o corta un pollo para ensaladas. Prepara algunos snacks saludables para que estén listos cuando salgas de casa. ¡Haz del comer saludable algo fácil de para ti!
  9. Añade más proteína a tu dieta: lentejas, frijoles, quinoa, huevos, pescado y carnes magras.
  10. Crea un ambiente en donde no haya opción de fallar. Haz una lista de tus comidas favoritas (aquellas que no puedes dejar de comer si están en casa) y no las compres. ¿Por qué hacerte las cosas difíciles?
  11. Intenta opciones saludables si tienes ganas de un postre (gelatina casera sin azúcar, coctel de frutas, manzana con canela).
  12. Toma agua todo el día.

Lifestyle:

  1. Arma una lista de reproducción con tus canciones favoritas, la música motiva, pero la música que amas te motiva más.
  2. Duerme de 7 a 8 horas cada noche.
  3. Ponte de pie más de lo que estás sentado, si tu trabajo no lo permite, intenta ponerte de pie por lo menos una vez cada hora y siéntate menos cuando estés fuera del trabajo.
  4. Tranquiliza tu mente, intenta no dejar que el estrés te controle.
  5. Cambia las dietas por un estilo de vida saludable, las dietas son temporales y el estilo de vida es permanente.
  6. Hazte estudios regulares de presión sanguínea y colesterol, si tus números son buenos querrás seguir haciendo lo que has estado haciendo, si los números no son tan buenos te motivarán a cambiar algunos hábitos.
  7. Pasa tiempo en la naturaleza para aclarar tu mente y mantenerte enfocado en tu meta.
  8. Sigue en redes sociales a personas que sean súper ¨fit¨ para inspirarte y aprender de los mejores. Recuerda seguirnos en todas nuestras redes sociales: @myvivri.

Tal vez pueda parecer demasiado, pero recuerda que cada año tiene 365 días, si haces un pequeño cambio cada día, ¡imagina todo lo que lograrás en un solo año! No se diga en 5 ó 10.

Chava fit donas en ojos.

¡¡Hábitos alimenticios que debes dejar ya!!

A veces hacemos muchas locuras para lograr nuestro peso ideal, ¿quién no conoce a alguien que no desayuna o cena para adelgazar, o se alimenta a base de barritas o líquidos? ¿De verdad no se dan cuenta de lo que están haciendo a su cuerpo y que lo único que están ocasionando es subir más de peso que antes de empezar? En vez de matarte de hambre, hay algunos hábitos que te ayudarán mucho más y no afectarán tu salud:

1. Deja de tomar alcohol:

Después de tomar una bebida tus inhibiciones bajan y tu apetito sube, esta combinación – junto con las calorías extras que contiene cada coctel – hace que consumas cientos de calorías de más. Y eso pasa más seguido de lo que crees, porque muchas personas subestiman lo mucho que toman hasta que comienzan a registrar todo en su diario de alimentos. ¡La buena noticia! Cuando eliminas el alcohol de tu vida bajas de peso. Evita tomar alcohol durante 30 días, o haz el compromiso de limitarlo, por ejemplo tomar solamente una vez a la semana, o 2 veces al mes, ¡los resultados pueden ser dramáticos!

2. Elimina los alimentos de dieta:

Normalmente están llenos de miles de aditivos que no deseamos e ingredientes imposibles de pronunciar, y seamos sinceros, ¡simplemente no nos llenan ni satisfacen! Después de comer algún alimento dietético, te queda un hambre persistente y solo piensas en comida, lo que te lleva a mordisquear otras comidas, y como resultado, terminas comiendo más calorías que si hubieras preparado una comida saludable y satisfactoria.

Un estudio realizado en 2010 encontró que quemamos alrededor del 50% más de calorías metabolizando alimentos integrales en comparación a las comidas procesadas. Por eso, es más probable que pierdas peso cuando eliminas los alimentos de dieta y comienzas a comer más calorías de alimentos frescos e integrales.

3. No abuses de los alimentos saludables:

Es extremadamente bueno cuando una persona se enamora de los alimentos saludables como vegetales, lentejas, y granos enteros, pero lo único malo es que ¡a veces exageran! Por ejemplo, una persona puede cambiar su habitual comida de 5 tortillas por arroz integral, ¡¡lo cual es fantástico!!, pero la porción de arroz puede ser demasiado grande tomando en cuenta que esa persona se la pasó sentada frente a su escritorio todo el día, y además, a su ensalada le puso aguacate, que aunque es un alimento muy saludable, tiene demasiada grasa y hay que limitar su consumo; la verdad es que mientras que las comidas integrales son ricas en nutrientes y mejoran el metabolismo, no debes abusar de ellas. Para evitar esto, escucha las señales de hambre y saciedad de tu cuerpo, y usa elementos visuales para guiar tus porciones. Por ejemplo, una porción de fruta debe ser del tamaño aproximado de una pelota de tenis.

4. No omitas comidas:

Durar largas horas sin comer puede causar dos efectos secundarios no deseados que afectan tu peso. Primero, es más probable que quemes menos calorías como una forma de compensar a tu organismo por no tener combustible cuando lo necesitaba. Segundo, incrementarás las probabilidades de comer de más en la noche, cuando tu actividad es menor. En pocas palabras, ¡el tiempo es importante!

Muchos estudios han encontrado que no solamente es importante tu consumo diario de calorías, si no también cuándo comes. Una buena regla que puedes seguir es: comer tus comidas más grandes antes de horas activas, comidas más pequeñas antes de horas menos activas y nunca dejar de comer por más de 4 a 5 horas.

5. No cuentes calorías:

La calidad y el tiempo de las calorías que consumes es crítico para lograr un buen peso, pero la práctica de contar calorías puede ser contraproducente. Un estudio mostró que aún sin limitaciones, el contar calorías hace que una mujer sufra más estrés. ¡Nadie quiere eso! Además, el aumento de estrés puede causar un aumento en el cortisol, la hormona conocida por aumentar el apetito, incrementando los antojos por comidas grasosas y dulces, y aumentar la grasa almacenada en el abdomen. Además, la información de calorías disponible en comidas empacadas o en los menús de los restaurantes no es perfecto, no decimos que la información de las calorías no tenga ningún sentido, pero puede haber maneras menos incómodas de lograr tu peso ideal.

6. DEJA DE HUIR DE LAS GRASAS BUENAS:

Comer las grasas correctas es una estrategia de peso muy inteligente. Las grasas saludables retasan el vacío en el estómago manteniéndote satisfecho por más tiempo. Estudios muestran que las grasas a base de plantas como el aceite de oliva y las nueces, aumentan las hormonas supresoras del apetito, aceleran el metabolismo y son fuentes ricas en antioxidantes. ¡Haz el propósito de incluir una porción en cada comida!

7. Deja de comer de manera emocional:

El hábito de comer por aburrimiento, ansiedad, enojo o incluso felicidad es por mucho el obstáculo número 1 que la gente tiene que enfrentar cuando intenta llegar a su peso ideal. Prácticamente se nos ha enseñado desde el nacimiento el conectar la comida con los sentimientos. ¿Quién no ha escuchado alguna historia sobre como personas han sido premiadas o consoladas con comida? Hacemos un lazo con los alimentos, usándolos como duelo, para celebrar o apaciguar los sentimientos incómodos o tristes. Es un patrón que es socialmente aceptado y superarlo es un desafío, más no imposible. Encuentra alternativas que no tengan nada que ver con comida para direccionar tus necesidades emocionales. Considéralo tu nueva resolución de Año Nuevo, este cambio puede ser el más importante e impactante para tener éxito con tu peso.

Ahora que ya conoces qué hábitos alimenticios te pueden afectar, es el momento de dejarlos a un lado, puede parecer difícil al principio pero con el tiempo serán parte de tu vida y los harás ¡sin siquiera pensarlo!

 

 

 

 

Chava con laptop.

7 ejercicios que puedes hacer mientras trabajas

¡¡Ponte de pie!! El cuerpo humano no está diseñado para estar sentado por horas y horas, asegúrate de estar en constante movimiento, no permitas que el trabajo sea una excusa, hay muchas maneras de quemar calorías y mantenerse razonablemente en forma incluso cuando no puedes ir al gimnasio diario. ¿Cómo? Te damos algunas ideas:

1.  USAR UN ESCRITORIO DE PIE:

Estudios médicos han mostrado que estar sentado por largas horas es malo para ti, y que un escritorio de pie puede reducir el riesgo de obesidad, diabetes, cáncer y otros males. Ya que te obliga a mover y balancear más tu cuerpo, quemando más calorías como resultado.

2. Usar una pelota de estabilidad como silla:

Si necesitas estar sentado, ¿por qué no trabajar tu cuerpo al mismo tiempo? Una pelota de estabilidad requiere que comprometas tus músculos abdominales para lograr un equilibrio, lo que mejora el balance y la postura. Pero sé consciente de que una pelota de estabilidad estándar no le da soporte a tu espalda baja y brazos, lo que puede resultar en dolor de espalda y fatiga. La solución es una pelota de estabilidad con una estructura que dé soporte a tu espalda baja.

3. Haz ejercicio en tu escritorio:

No permitas que un lugar de trabajo estrecho o cubículo te detengan, hay movimientos simples que te pueden ayudar a quemar calorías, trabajar tus músculos y elevar tu ritmo cardíaco. Como: lagartijas o planchas sobre el escritorio, levantar tus piernas mientras estás sentado, o levantar una pesa con el brazo que no estás utilizando, ¡usa tu imaginación y todos los elementos que tengas frente a ti!

4. Camina más:

Si pelotas de estabilidad, escritorios de pie, y lagartijas en el escritorio están prohibidos en tu oficina, intenta levantarte de tu silla y moverte cada 30 minutos más o menos. Toma una caminata de 15 minutos en tu hora de comida, usa las escaleras en lugar del elevador, etc.

5. Usa un dispositivo elíptico:

Esta herramienta bajo el escritorio es una manera de quemar calorías. Una elíptica compacta y otros equipos de fitness pueden caber discretamente debajo de tu escritorio.

6. Ten unas pesas o bandas de resistencia a la mano:

Cuando tus manos están libres, tal vez durante algún receso o cuando veas un video relacionado con tu trabajo, ¿por qué no hacer un poco de fuerza? Las pesas ligeras o bandas de resistencia pueden ayudarte con esto, probablemente no termines marcado como algún héroe de acción, pero con el tiempo tonificarás tus músculos.

7. Dile sí a pelotas de estrés:

Esta podría ser la opción de ejercicio más fácil de todas. Apretando y amasando una pelota de estrés, aliviarás la tensión mientras fortaleces los músculos en tu mano y muñeca. Una pelota de estrés también es una buena manera de combatir los efectos del síndrome del túnel carpiano.

 

Pueden parecer cambios mínimos, pero si los haces de manera constante notarás grandes resultados. Y aunque al principio parezca algo difícil, ¡con el tiempo verás que se convertirán en una parte esencial de tu vida, tanto como comer y lavarte los dientes!