10 tips para preparar una comida súper saludable

Preparar una comida saludable es muy sencillo, y contrario a lo que se cree, no es limitarse ni comer cosas insípidas, simplemente es aprender a ajustar las porciones en tu plato para obtener más de lo que tu cuerpo necesita, ¡y sin tantas calorías! ¿Cómo? Con estos 10 tips lograrás la comida perfecta:

1. LOS VEGETALES Y FRUTAS DEBEN ABARCAR LA MITAD DE TU PLATO.

Los vegetales y frutas están repletos de nutrientes y fibra, y tienen muy pocas calorías. Además, pueden ayudarte a promover una buena salud. ¡Recuerda que entre más colores, más nutrientes! Y no te olvides de agregar también alimentos de todos los grupos, ¡la variedad es la clave! Además de vegetales y frutas, agrega cereales y proteína, aunque en pocas porciones.

2. Agrega proteína magra.

Elige alimentos con proteína, sobre todo pollo y pescado preparados al grill, asados, al vapor o al horno. Con esto reducirás la ingesta de grasa y funcionará mejor tu metabolismo.

3. Elige siempre granos enteros.

Busca que la etiqueta contenga las palabras “100% granos enteros” o “100% trigo integral”. Los granos enteros, como la quinoa o arroz integral, proveen más nutrientes que los granos refinados.

4. Evita la grasa extra.

Utilizar salsas o gravys puede añadir grasa y calorías a tus elecciones saludables. Por ejemplo, el brócoli al vapor es muy bueno, pero evita cubrirlo con salsa de queso. Mejor prueba otras opciones igual de deliciosas, como exprimirle un limón o rociarlo de especias como pimienta y ajo.

5. Dile adiós a la sal y dale sabor a tus comidas de manera natural.

Existen muchos alimentos naturales que pueden darle un sabor diferente y delicioso a tus comidas, tales como vinagre, orégano, pimienta, limón, perejil, paprika, romero, y ajo, entre otros. Además, son fuentes concentradas de nutrientes, en tan solo pequeñas cantidades ¡podemos encontrar un alto contenido de nutrientes y antioxidantes! Y también poseen propiedades medicinales.

6. Usa tu creatividad y prepara los mejores platillos bajos en calorías.

Actualmente contamos con una gran variedad de alimentos, que además de ser deliciosos, ¡son excelentes para tu salud! Usa tu creatividad, y cambia y agrega ingredientes en todas tus recetas para lograr darles un giro aún más saludable y delicioso a tus platillos preferidos. Prueba alimentos nuevos que no hayas probado nunca, ¡quizá encuentres tu nuevo alimento preferido!

7. Usa un plato más chico.

Usar un plato más pequeño puede ayudarte con la parte de las porciones. Muchas veces comemos de más porque queremos terminarnos todo lo que hay en el plato, por lo que servirte menos puede ayudarte a comer solo necesario, y si realmente te quedó hambre, ¡siempre puedes servirte un poco más!

8. Di no a los alimentos que digan “listos para servir”.

Los alimentos frescos son mucho más saludables al ser completamente naturales, y además, ¡tienen una gran cantidad de nutrientes! A diferencia de los alimentos que dicen: “solo caliente y sirve” o “listo para servirse”, que son altos en conservadores y sodio.

9. Aprende a elegir los mejores ingredientes.

Siempre existirán versiones más saludables de tus alimentos favoritos, elegir por ejemplo aceite de oliva extra-virgen en lugar de aceite de maíz, puede marcar una gran diferencia tanto en calorías como en nutrientes. Investiga cuáles son las versiones más saludables de algunos de los ingredientes de tus platillos y puedes reducir las calorías más de la mitad y hacerlos ¡mucho más saludables!

10. Toma el control de tu comida.

Come más seguido en casa para saber exactamente qué estás comiendo. Prepara tus propios aderezos, sabemos que lo más fácil es acudir al supermercado y comprar el que más te gusta, pero hay muchas formas de preparar tus propios aderezos en casa con ingredientes mucho más saludables, naturales y con cero calorías, como hierbas, aceite de oliva, limón, ajo, etc.

Preparar una comida saludable es mucho más fácil de lo que pensabas ¿cierto? Solo sigue estos excelentes tips ¡y listo!, podrás disfrutar de platillos sanos, bajos en calorías, ¡y deliciosos!